Publicidad
Publicidad

RODABALLO A LA PLANCHA

Rodaballo a la plancha, historia:


El rodaballo es uno de esos pescados de gusto y textura muy particular que, cuando lo pruebes, se convertirá sin duda en uno de tus favoritos. 

Se trata de una especie muy particular y reconocible. Tiene el cuerpo en forma romboidal, casi en forma de círculo, y tiene los dos ojos en el mismo lado del cuerpo, el izquierdo. Puede llegar a alcanzar el metro de longitud y los 12 kilogramos de peso y su talla mínima de consumo son los 30 centímetros. 

Tienen una larga aleta dorsal que nace entre los ojos y la boca y los machos suelen ser más pequeños que las hembras. Su piel es rugosa y su color cambia un poco en función de su lugar de procedencia. 

Es un pez que viven en los fondos marinos, normalmente semienterrado en la arena, fango o grava hasta los 100 metros de profundidad y podemos encontrarlo en los fondos atlánticos, mediterráneos o cantábricos. 

Se pueden encontrar rodaballos de dos tipos: salvajes o de piscifactoría. Los primeros son más escasos y por tanto más caros aunque también más sabrosos. Pero lo cierto es que hay deliciosas opciones de piscifactoría mucho más asequibles e igualmente recomendables.

Publicidad

Vídeo paso a paso:


Publicidad

Ingredientes


  • Rodaballo

  • Espárragos trigueros

  • Champiñones

  • Zanahoria

  • Tomate

  • Pimiento verde

  • Aceite de oliva

  • Sal



Publicidad

Rodaballo a la plancha, preparación:


  • Paso 1

    Lo ideal es comer el rodaballo recién hecho porque además el pescado se se enfría enseguida y, si tratamos de mantener el calor, se seca. Así que es importante ajustar los tiempos al máximo.

  • Paso 2

    Prepararemos la plancha y, cuando esté caliente, añadimos las verduras en este orden: primero la zanahoria, pimientos y espárragos y después tomates y champiñones. Lo mejor es cortar todas las verduras más o menos del mismo tamaño para que se cocinen a la vez. 

  • Paso 3

    Si el pescatero no nos ha limpiado el pescado, lo haremos nosotros, tal como se muestra en el vídeo. Lo cortamos en trozos y lo ponemos en otra sartén, más o menos a la vez que las verduras para que se hagan a la vez. 

  • Paso 4

    Cuando todo esté en su punto, colocamos en los platos un buen trocito de pescado acompañado de las verduras. El resultado será delicioso, muy sano y perfecto además para cualquier dieta. 

Publicidad

Usamos cookies propias y de terceros que entre otras cosas recogen datos sobre sus hábitos de navegación para mostrarle publicidad personalizada y realizar análisis de uso de nuestro sitio.
Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. OK Más información